SOLO SOY LA VOZ DE MI PUEBLO

SOLO SOY LA VOZ DE MI PUEBLO

UN OBISPO EN CENTROAFRICA

AGUIRRE MUÑOZ, JUAN JOSÉ

17,00 €
IVA incluido
Consulta disponibilidad
Editorial:
PROMOCION POPULAR PPC
Año de edición:
2014
ISBN:
978-84-288-2678-5
Páginas:
296
Encuadernación:
Cartoné
Colección:
FONDO
17,00 €
IVA incluido
Consulta disponibilidad

Prólogo, de José Luis Restán
Introducción, de Miguel Aguirre Muñoz, presidente de la Fundación para la Promoción y Desarrollo de Bangassou
 
1. Primeros pasos en la vida misionera (notas tomadas de un antiguo diario y de grabaciones)
            Misionero comboniano
            Al final de mi vida
            El último eslabón de la pobreza
            La muerte está barata
            Jueves Santo, lavatorio de los pies
            La primera predicación en una nueva capilla
            El primer año de apostolado africano
            Oración
           
2. Volviendo la vista atrás
El noviciado y la etapa formativa
Elegido obispo (Bangui, diciembre de 1997)
 
3. Segundas memorias
Relatos
                        África en el corazón (de vuelta a tierras de misión en 1994)
                        La carretilla
                        Rodrigo y los demás
                        Volver a pie
                        De catequista a catequizado
                        La aldea de las mariposas
                        El patito feo
                        Salteadores de caminos
                        La cárcel de la salud
                        Recuerdos de Patty
                        Mal olor
Fragmentos de un diario (1997)
                        Marzo de 1997 en el Congo Democrático (antiguo Zaire)
                        Abril de 1997 en Bangui (Centroáfrica)
            1 de mayo de 1997
            15 de mayo de 1997 en Kenia
            Finales de mayo de 1997
Motín en Bangui. Semana del 20 al 27 de junio de 1997
Cuando la muerte se muda en insensibilidad
Venganza ciega, 22 de junio de 1997
22 de junio de 1997
25 de junio de 1997
26 de junio de 1997
15 de agosto de 1997
Otros fragmentos de un diario (1998-2000)
            30 de noviembre de 1999
            Ataque en plena selva
            31 de diciembre de 1999
            Febrero de 2000
            11 de febrero de 2000
            15 de febrero de 2000
            Marzo de 2000
            Abril de 2000
                        Navidad en Agoumar, diciembre de 2001
 
4. Rostros y nombres (artículos sin fecha)
            Las abuelas de Bangassou
            Víctimas colaterales
            El perdón de Verónica
            La enseñanza de Alberto, mi catequista
            Multiplicación de los panes y los peces
            Hasta la efusión de la sangre
            Asesinato en la parroquia de Fátima
            Marlene, escapada del infierno
            No son Ejército ni son del Señor, porque saquean
            Último ataque del LRA a Rafai
            Las lágrimas de mi pueblo
            Las mujeres son esenciales
            Que el diccionario detenga las balas
 
5. Cartas desde Centroáfrica
Cartas para las comidas del Círculo de la Amistad en Córdoba
                        Mensaje para la comida del orfanato (2001)
Mensaje para la comida a favor de la casa de acogida de enfermos terminales de sida de Bangassou (2002)
Mensaje para la comida a favor de la casa de acogida de enfermos terminales de sida de Bangassou (marzo de 2003)
Mensaje para la comida a favor del centro de acogida para enfermos terminales de Bangassou (marzo de 2004)
Mensaje para la comida a favor del instituto de Bangassou (2005)
Mensaje para la comida a favor del Centro de Formación Profesional en Bangassou (2006)
Carta del 8 de marzo de 2008
Carta del 14 de marzo de 2009
Carta del 13 de marzo de 2010
Carta para la comida del Círculo (12 de marzo de 2011)
Carta del 2 de marzo de 2013
Cartas de Navidad
                        Un belén viviente africano (2004)
                        Este niño tiene nombre (2005)
                        Dios nos dio los ojos para ver (2006)
                        Una esperanza para la Navidad (2007)
                        Navidad en la selva más negra
                        Navidad sin parche oscuro (2008)
                        Niños Jesús, niños de cristal (2009)
                        Navidades saladas (2010)
                        A pesar de todo es Navidad
                        Navidades blancas, navidades negras (2012)
                        Colchones de Navidad (2013)
 
6. Cooperación internacional: el papel de los médicos
            Médicos sembradores de esperanza
            Médicos conocedores de la realidad
            Médicos inmunizados contra la miseria
            Médicos dispuestos también a aprender
 
7. Últimos escritos
            Las razones del corazón
            Bangassou es diferente
            Los siete pecados capitales
            SOS desde República Centroafricana (11 de marzo de 2013)
            ¿Cuándo acabará este encierro? (14 de marzo de 2013)
            Razones para la esperanza (17 de marzo de 2013)
            Sin medicinas (11 de abril de 2013)
            Tiempo de expolio (12 de abril de 2013)
            Ni la Cruz Roja (14 de abril de 2013)
            Despojados de todo (24 de abril de 2013)
            Cómo está cada uno (4 de mayo de 2013)
            Iglesia perseguida (10 de mayo de 2013)
            Travesía del desierto (26 de mayo de 2013)
Bangassou, siete meses después (julio de 2013)
Centroáfrica: rotos y descosidos (23 de septiembre de 2013)
Que los libros detengan las balas (1 de agosto de 2013)
Lobos y ovejas: el fin del comandante Abdallah (11 de octubre de 2013)
 
Epílogo, de Yeyi Muñoz

Mirando mi pasado solo puedo decir como el poeta: «Confieso que he vivido». Han sido muchas experiencias que se acumulan en mi memoria desde aquel 1980 en que llegué a África por primera vez. Si dejo rienda suelta al disco duro de mi cerebro, me descarga las más bellas. Pero yo sé que las otras, las que escuecen, las que apestan a humanidad corrompida, a sangre derramada, a la miseria de los que no son de nadie, también están ahí, formando parte del puzle de mi vida. Señor, tú me has acompañado siempre, como telón de fondo de mi vida, de esa vida que he vivido con profundidad, gastada por los demás, feliz de haberla dado... Solo te repito lo de siempre: «Aunque camine por valles oscuros, no temo, porque tú vas conmigo; la certeza de tu presencia me consuela».