HAGO LO QUE VEO, SOY LO QUE HAGO

HAGO LO QUE VEO, SOY LO QUE HAGO

COMO FOMENTAR EL DESARROLLO DEL NIÑO DESDE LA CONCEPCION HASTA LO

BEAUDRY-BELLEFEUILLE, ISABELLE

15,00 €
IVA incluido
Consulta disponibilidad
Editorial:
NOBEL EDICIONES
Año de edición:
2012
Materia
Infantil y juvenil
ISBN:
978-84-8459-670-7
Páginas:
86
Encuadernación:
Otros
Colección:
SIN COLECCION
15,00 €
IVA incluido
Consulta disponibilidad

La integración sensorial: conceptos básicos para comprender el desarrollo global del niño; Antes de nacer; El primer año de vida: El recién nacido, De los 2 a los 5 meses, De los 6 a los 9 meses, De los 10 a los 12 meses; El segundo año de vida; De los 2 a los 5 años; De los 6 a los 12 años; Conclusión; Bibliografía.

Criar a un niño requiere grandes cantidades de cariño, de tiempo y de paciencia, además de unos conocimientos básicos sobre el desarrollo infantil. El presente libro ofrece una visión global de los diferentes factores que deben ser tenidos en cuenta para favorecer un desarrollo óptimo del niño desde su concepción hasta los doce años de edad, un período fundamental en la formación de buenos hábitos para la vida.
No existen soluciones rápidas ni mágicas para solventar las dificultades serias que pueden afectar a un niño, sobre todo si estas son añejas. Por eso conviene actuar cuando el niño es aún pequeño, incluso antes de que nazca, para así poder evitar muchos problemas. La información presentada en este libro nos ayuda a identificar los signos indicativos de que algo no va bien, es decir, las señales de alarma que no deben ser ignoradas, sino consultadas con los especialistas en atención temprana. Hago lo que veo, soy lo que hago también nos proporciona consejos prácticos tanto para prevenir problemas como para atajar los existentes antes de que se consoliden y se incrementen. Asimismo, recoge cerca de medio centenar de recientes investigaciones científicas sobre los diferentes aspectos tratados.
En definitiva, este libro esclarece, en un lenguaje accesible, aspectos que causan preocupaciones y dudas a la mayoría de padres, e incluso les hacen preguntarse muchas veces si las conductas de sus hijos son normales.